BIOGRAFIA DEL HAMBRE. Amelie Nothomb

Cuando hay un jardín, un hombre, una mujer, deseo y una serpiente, hay que esperar un desastre. La catastrofe planetária tuvo lugar en el ascensor newyorquino.

Inge recuperó la voz. Una frialdad incomprensible se emparó de sus ojos y contestó una palabra infecta:

-No.

No, no habrá cena con Clayton Newlin, no habrá amor, me has esperado durante milenios y te lo niego, tu abrazo se cerrará en el vacío, tu aliento no quemará a nadie, te he esperado des del jardín pero no va a pasar nada, tal es el soberano deseo de la desgracia, no te diré ningun secreto, es más fácil morir que vivir, es por esto que mi vida entera no será otra cosa que muerte, cada mañana, a la salida del sol, mi primer pensamiento sera que ya estoy muerta, que me dí la muerte diciendo que no al hombre que era mi vida, así, sin razón, sin otra razón que este vertigo que te empuja a estropearlo todo, que este poder abyecto de la palabra no, este no que se emparó de mi en el momento crucial de mi existencia, apagad las antorchas, quitaros vuestros bellos vestidos, la fiesta ha terminado antes de haber empezado, que no haya más sol, que no haya más tiempo, que no haya más mundo, que no haya más de nada, que no tenga más en el corazón este enorme porqué, yo era la que tenia el universo entre sus manos y he decidido que muera, aunque quería que viviera, no entiendo que fué lo que pasó.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s